Sumergete en tu propio corazón

domingo, 20 de enero de 2013

Nivel Zero

Prologo. En 2012 el mundo terminó. Devastadoramente todo ser vivo quedo aniquilado… Nadie tuvo tiempo de despedirse, ni tan siquiera de asustarse, simplemente todo murió. No fue un hecho espectacular , ni horrible, todo quedo vacío,sin vida. Zero había actuado como su cometido exigía, todas las células morían al entrar en contacto con él. Lo que se pensaba que ayudaría para solucionar la vida de miles de millones de seres vivos, terminó con cada uno de ellos. Los científicos no siempre tienen la razón, a veces pierden la cabeza, se equivocan,pero esta decisión tendría un alto precio. La decisión de Robert Tayson . El mundo necesitaba un cambio pero no uno cualquiera, sino lo bastante grande como para que los 6.676.120.288 millones de habitantes reaccionarán y transformarán su forma de vida. Robert Tayson científico famoso por todo el mundo se transladó a España para comenzar su nuevo proyecto, el proyecto de su vida pensaba él. Revolucionaría al mundo entero. Todo tenía un comienzo y cuando le habían llamado para suplicarle que fuera a Madrid a dar una conferencia sobre la bacteria que había encontrado no pudo negarse, claramente se sentía orgulloso de su trabajo, nada podía pararle excepto tu mujer, Elisabeth. Ella siempre le había apoyado en cada proyecto, en cada investigación y en cada una de las decisiones que había tomado, pero llevaba unos meses desquiciada con esta nueva bacteria a la que habían nombrado como Zero. Él tan ilusionado como estaba no podía pararse a pensar en los pros y contras que suponía el encuentro, él no sabía lo que causaría aquel hallazgo para la humanidad ni para su propia salud mental. El fin del mundo tal y como lo conocían actualmente. Las dudas de Elisabeth Tayson. Tras tantos años de investigación y de apoyo incondicional a su marido, él había encontrado lo que buscaba, una fusión de moléculas que podrían salvarle la vida a cualquier ser vivo, regeneraba todo aquello que había sido degradado. Ella aún no podía creerlo, hicieron pruebas, funcionaba era cierto, pero ella había visto que no todo era tan maravilloso como él creía,algo les ocurrió a las pobres ratas Daune y Rabi. Un día desaparecieron, cuando Elisabeth fue a verlas, no estaban. Le preguntó a su marido y tras una negativa furiosa supo que algo no iba bien. A las semanas su hija había ido a contarle lo que había encontrado enterrado en el jardín. No era para su sorpresa lo que había ocurrido, el experimento había fallado. Ella no tenía ni idea de que había podido ocurrir pero sí ,falló, lo peor no fue eso, lo horrible fue que presenció como aquellas pequeñas roedoras comenzaban a moverse , a despertar, como se regeneraba cada parte de su cuerpo.Volvieron a la vida sin más y eso superaba todo lo que ella creía sobre la vida. Se las llevo a su marido y su mirada le delató, él sabía que habían muerto, por eso verlas ante él como si no les hubiera sucedido nada le afectó, derramó lágrimas de tanta felicidad que su mujer apenas podía entender. ¿ Debería de haberse alegrado por ese hecho tan extraño?. No le encontraba sentido como era posible que él sí lo hiciera. Al dinal he podido escribir un poco..

No hay comentarios:

Publicar un comentario