Sumergete en tu propio corazón

domingo, 29 de mayo de 2016

La perdida.

Hoy me he dado cuenta, de que perder a alguien nunca se supera.

Puedes evitar sufrir en el día a día.

Pero si alguien te pregunta, si introducen el dedo en esa herida que siempre esta abierta.

Explotas.

Perder a alguien de forma traumática, es horrible.

Hoy he hecho, por desgracia, pasar un mal trago a mi madre y a mi tía.

Por un trabajo que tengo que hacer.

Aunque una parte de mi agradece saber más, obtener información.
Soy una persona a la que hay que motivar a buscar información, pero en cuanto enciendes la chispa quiero saber más y más.

Eso, trae problemas.

Hace ya unos cuantos años, murió un buen hombre, mi abuelo, y a pesar de que las personas que lo trataron cometieron errores, ahora sé con certeza que era imposible que saliera adelante.

Y aún así le hicieron pasar por un infierno para nada.

Yo que en ese momento era demasiado joven según creían mis familiares, ni siquiera pude verle.

El último recuerdo que tuvo de mi, fue estar en su casa llorando y recuerdo que me dijo que nadie, NUNCA me hiciera agachar la cabeza, porque no merecía la pena por mucho que quisiera a una persona.

Siempre recordaré esa sensación cuando salí de clase y vi el coche de mis padres a unas horas a las cuales no era normal que estuviera allí.
Esa sensación de que algo no va bien.

Y esta puta impotencia de no haber podido saber más, ¿para qué? ¿protegerme?
Me decían  que no querían que lo viese así. Y me da rabia. Seguía siendo él por muchos tubos que tuviera, por muy mal que estuviese, era él.

Y ahora sé porque quise elegir este tema para mi proyecto.
Quería saber todo.
Quiero saberlo siempre todo.
Tal vez si lo hubiese visto con mis propios ojos, no hubiera tenido que hurgar en la herida de sus hijas.

En fin...


No hay comentarios:

Publicar un comentario