Sumergete en tu propio corazón

lunes, 30 de mayo de 2016

Espejo

Vagaba por la senda de la desesperación, hasta que la encontré a ella.
A mi misma, y me miraba con los mismos ojos azules perdidos en la nada, pero había una sonrisa en su rostro. Una sonrisa que no se reflejaba en el mío.

Y la observé por completo. 

No había cicatrices en su piel , ni tatuajes, su cabello era castaño casi rubio, jamás había echado un tinte sobre él. 

Y ella me observó a mi, observó mis cicatrices, mis tatuajes y mi cabello teñido.

Sus ojos comenzaron a cobrar vida, comenzó a llorar como muchas veces me oí llorar a mi misma.
Las lágrimas no dejaban de recorrer su rostro.

Y muy lentamente nos comenzamos a acercar la una a la otra.

A pesar de sus lágrimas, aún sonreía. Era una sonrisa triste. Y muy a mi pesar su mirada se clavó en la mía y  yo también comencé a llorar.
Era de esas miradas que te devoran por dentro, de esas miradas que saben todo aquello que llevas por dentro.

Y me abrazó. 

Fue aquel abrazo el que consiguió llenar cada vacío que había en mi ser.

Y supe que me había encontrado a mi misma.

Cuando nos separamos la volví a mirar y me dí cuenta que era una versión más joven de mi. 
En la que aún no había pasado por mi infierno particular.

Con tristeza, vi como sus brazos comenzaban a sangrar, como cada tatuaje comenzaba a aparecer y como su cabello se volvía rojo fuego.

- No pasa nada- Decía ella.

-¿Qué te hice?, ¿qué me hice a mi misma? ¿ Por qué no supe quererme y valorarme desde un principio?

- Este es el camino que tu has labrado. Y estoy orgullosa de que hayas conseguido salir de tu propio infierno.
Estoy orgullosa de que seas quien eres hoy día. 

Ella ya no era una niña.
 Era yo. 
Como el reflejo de un espejo.

Y sus ojos no estaban perdidos en la nada, ni lloraban. Su sonrisa ya no era triste, era de... ¿alivio?¿cariño?¿complicidad? ¿ aceptación?.

Solo tienes que saber que yo soy tu hogar.
Que tu eres mi hogar.

Que por fin me has encontrado y por lo tanto te has encontrado  y tal vez en algún momento nos volvamos a perder, pero por favor.

Vuelve siempre a mi. 
Tu.
Mi hogar.






No hay comentarios:

Publicar un comentario