Sumergete en tu propio corazón

martes, 12 de mayo de 2015

Déjalo ir.

Los giros inesperados  en nuestra vida son realmente importantes. Puede que nos veamos débiles e incluso sin fuerzas de continuar, sin ganas de un futuro nuevo y desconocido.
Es duro, muy duro  sobreponerse, contener las lágrimas, mirar al horizonte  y saber que nada cambia  a tu alrededor, sólo  tú y  que eres lo suficiente valiente y poderosa como para  sonreír  y decir : "Estoy bien."
Aunque tengas el corazón  roto y te aterrorice  el resto.
No quieres ver el final aunque lo tengas delante de tus ojos.

El lienzo  se borra, se desdibuja  cada recuerdo no   consagrado,  cada esperanza, cada ilusión, cada palabra.
Queda manchado, emborronado.

¿Quién  debe creer en la esperanza? ¿O en la ilusión?
Y aún  así  permanece en un rincón  palpitando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario