Sumergete en tu propio corazón

miércoles, 13 de mayo de 2015

No hay palabras

“ Siento que el corazón del uso me ha dado de sí, 
desatado y dilatado, de tanto latir por ti. 
Que te vaya bien, que te vaya bien, que te vaya bien.... 
¡Nada más puedo decir! 
Que te he dejado, pero no de quererte, 
que te he olvidado, pero no de mi mente, 
que siempre te tendré presente, 
desde la hora del primer beso hasta la hora de mi muerte “ 

(Para siempre) 

Hablo de los primeros besos que nos dimos, 
los últimos versos que te escribo. 
Dime, que al menos seremos amigos, 
que aunque nunca lo fuimos...


Siempre dije ‘no vivas del recuerdo’, 
que el pasado es un lastre, pero 
este peso no recuerda ese viaje. 
Así que deja que yo lleve a cuestas lo nuestro como equipaje, 
a rastras para como un parche, para este sastre. 

Que se sea sencillo, no sincero. 
Por eso digo que me quedo con lo bueno. 
Por eso pido que alguien te haga ver el cielo, 
pero lejos, porque disfrazamos el ‘adiós’ con un ‘hasta luego’. 
Si renacemos y nos encontramos en otra vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario